viernes, 14 de diciembre de 2007

Horneados industriales personificados



El Príncipe de Beuckelaer cogido de la mano de la Bella Easo. Postrado en el suelo, O-reo. Contempla la escena cruzado de brazos Nabisco.

3 comentarios:

Segu dijo...

Tu capacidad para sorprender es ilimitada.

Si el de la buhardilla me hizo llorar, cuando he leído O-reo, es que hasta mi jefa se ha reido!

Edgar dijo...

¡La Oreo no se parece!

Guille dijo...

Jajaja, Edgar, "es que es una caricatura orientativa", me toca responder a mí.